lunes, 23 de junio de 2008

Recetas culinarias de Orientación: Con las manos en la pasta


Receta de Cocina de autora: ESTAFADO DE ORIENTACIÓN A LA CAZUELA
Jefa de cocina: Esperanza Aguirre.
Ayudantes de cocina: Alicia Delibes, Lucía Figar y Carmen Pérez-Llorca

Ingredientes para 4 comensales: Una bolsa de miembros de orientación
1 kg de patadas (preferentemente blancas, las rojas son más rebeldes y se pelan peor)
Un manojo de tobillo salsero
Un diente (de ajo, se entiende)
Una pizca de sal y aceite

Preparación:Coger 4 miembros de orientación cualesquiera, sin avisar y sacudirlos bien. Todos son muy frescos, pero los de Atención temprana son más tiernos, por eso conviene dejarlos un año en condiciones precarias e inciertas.
Meterlos directamente boca abajo en la cazuela, y sofreírlos a fuego lento hasta que queden muy reducidos. Sacarlos entonces sin contemplaciones y reservarlos aislados en cualquier lugar (en un pasillo de colegio, por ejemplo).
A los demás miembros específicos es conveniente darles un pescozón para que se vayan ablandando. Si es con prepotencia mejor.
A continuación se prepara un poco de salsa tobillera bastante fuerte (el tobillo salsero está en esta época a la sazón); se pelan las patadas y se añaden a la salsa junto con el diente de ajo; dejar algunas patadas para rociar los cuartos traseros hasta que dejen de quejarse. Suelen ser bastante resistentes, por lo que la intensidad del fuego y tiempo de cocción ha de graduarse hasta que la salsa quede “al dente”, poco espesa y muy deslabazada, ya que si se une y aglutina puede ser un colectivo persistente, con opinión propia y difícil de manejar.
Finalmente se añaden a la salsa los miembros que se habían reservado y que con el aislamiento ya estarán más blandengues y, sobre todo, habrán dejado de vociferar. Esto es importante porque las vociferaciones de orientación son muy indigestas, producen gases y repiten bastante, sobre todo a determinados cargos que toman decisiones sin conocer técnicamente el tema de la orientación.
Si esto ocurriera, como cocinera jefe, ordeno mirar hacia otro lado, nunca dirigirles la palabra y pedir opinión a colectivos más afines. Con los aplausos y los laudos se baja la acidez.
Servir caliente, en plato hondo para que no se escapen y consumir cuanto antes, si es posible, de inmediato, intentando acabarlo todo de golpe.
En mi proyecto de cocina es un plato que no tiene futuro; en cualquier caso, si sobra algo, conviene envasarlo al vacío, de forma aislada y sin pedirle opinión.
Es un plato idóneo para cocinar en los meses de verano y, al no necesitar maduración, puede hacerse de cualquier manera.
Fecha de caducidad: 1 de septiembre de 2008.

2 comentarios:

losqueselesvanaatragantar dijo...

El correo electrónico del Consejo de Directores es:

cpeipe@consejodirectores.org

Conviene mandarle la receta para que se les indigeste en el verano a ver si revientan de una santa vez...

Anónimo dijo...

Se sugiere pequeña ración diaria para "aperitivear" en verano. Especialmente recomendada al famoso grupito administrativo (directores generales y subdirectores varios) portavoz de buenas noticias orales del 11 de Junio a los equipos.

Objetivo: agradecerles sus modos y maneras. A algunos de ellos de modo especial. Después de tanto tiempo pegados al poder no se les reconoce ni la cara.