martes, 17 de febrero de 2009

RECETA CULINARIA: POLLO A LA CONSEJERIA

Hoy rescatamos una receta culinaria que ha llegado por correo electrógeno directamente desde las cocinas en las que se cuecen estas viandas y que, con permiso de los emisarios, hemos enriquecido y personalizado mediante una adaptación curricular individualizada. Buen provecho.

Ingredientes
Un pollo
Un despacho (o coche oficial)
Varios chorizos surtidos, en salsa de moje
Muchos billetes grandes
Algo para untar (ojo, no vale cualquier fruslería)

Preparación
Se coge al pollo. Si es campero la cosa es más fácil porque ya está acostumbrado a manejarse libremente campo a través y en Organismos varios. Si se hace el remolón, basta con enseñar levemente y como sin querer un billete de 500 € a modo de reclamo y se persona de inmediato; no en vano estos capones (o Alcapones) tienen una vista de pájaro y descubren enjundia con simplemente echar una ojeada.
Se le coloca preferiblemente en un gran despacho, aunque también vale un coche oficial muy caro. En todo caso con un gran sillón bien mullido en el que pueda aposentar bien las posaderas, que en esta especie son amplias y generosas.
Se le rodea de los chorizos y el moje y él mismo se encarga de distribuirlos a su antojo. Amalgama bien con cualquier variedad de chorizo, dado que las tragaderas son profundas. Si el embutido en cuestión es de Cantimpalos, se queda sin ningún problema con el Cantim y los palos se los llevan los demás; si es chorizo asturiano, es mejor el de tripa culera, porque de ese modo se realza la categoría del pollo; tampoco conviene exagerar la ración choricera porque si no el pollo se convierte en pollino en menos que canta un gallo.
A continuación se pone la calefacción a tope, sin ningún miramiento, ya que paga el contribuyente. Y él solito se va haciendo rico, rico, rico. Y sin necesidad de pérez-jil
No precisa ni cinco minutos; a los tres minutos ya dirige de propio motu la mirada hacia un objetivo y está listo para chupar. Si durante la cocción el pollo se arranca a cantar conviene disimular y no darse por enterado; generalmente se calla en cuanto se acompaña de algo para untar, pero si persiste en la faena y le salen gallos, conviene ponerse en contacto con el distribuidor por si fuere necesario proponer una Comisión de investigación o de investidura, que para el caso viene a ser lo mismo.
Siempre sale gordo, lustroso y jugoso, sobre todo por el moje y el unte. Si por algún casual se notara un poco duro o negligente al tacto (cosa que pudiese ocurrir dado que estos animalillos son de naturaleza atrevida y osada) se dulcifica y amansa con unos alfajores de 500 euros en lonchas grandes y abundantes;
El emplatado exige que se adorne en la misma línea, con distintos billetes de colores como guarnición, sin olvidar que el color morado les va muy requetebién.
También se puede servir como tentempié camuflado en maletines de Cristian Dior. En este caso el catering está exento de riesgos porque la consistencia del tentempié es tan acentuada que nunca se suele venir abajo.
Es aconsejado a cualquier hora, aunque al principio puede ser interesante su indicación para las cenas de los fines de semana, por si se aprovecha una mejor evasión del señor Fisco y de la señora Hacienda; una vez que se le coge el sabor puede degustarse sin temor a plena luz del día y delante de quien sea.
Puede acompañarse de un vino tinto señorial con taninos abundantes; no importa tanto el lugar de procedencia sino que la marca sea de Vizconde para arriba; desechar todo aquél cuya denominación de origen sea de algún Pago, por modesto que sea, ya que estos ejemplares sólo están acostumbrados a los cobros y, además, siempre se quedan con el pico.
La lechuga es opcional como complemento y puede sustituirse perfectamente por algún lechuguino con gomina preparado para la ocasión.
Variante: Pollo al director
Los mismos ingredientes y preparación pero al pollo se le coloca en un despacho o sillón de director y se acompaña de una empanada mental al ajo arriero.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

...que el ingenio y la creatividad te acompañen por los siglos de los siglos...estupenda adaptación del "correo electrógeno que te mandé". No cabe duda que superas con creces a esas mentes simples y picudas que tratan asuntos educativos "sin ningúna educación" UNA VEZ MAS GENIAL!!!!

Anónimo dijo...

¡Qué buenos ratos nos haceis pasar; si seguimos con este humor llegaremos lejos! O en el peor de los casos, siempre podremos reirnos.

Cascayu dijo...

Una receta en la linea de la nueva cocina de la CAMpero...¿Se puede usar en lugar del pollo copón...perdón capón?